PULSO ECONÓMICO

pulso economico marbella

PROTAGONISTA

Nueva vida para el Hotel Don Carlos, el sueño del bisabuelo de Paris Hilton

En 2019, el emblemático establecimiento cumplió 50 años. Ahora, ha cerrado sus puertas para regresar renovado tras una inversión de cinco millones de euros. 

Hotel Don Carlos.

REDACCIÓN

Esta semana, el Ayuntamiento ha concedido la licencia de obras para la reforma y ampliación del Hotel Don Carlos, que supondrá una inversión de cinco millones de euros. Así lo anunció el portavoz municipal, Félix Romero, tras la celebración de la Junta de Gobierno Local en la que se dio luz verde a la solicitud del establecimiento que cumplió medio siglo en 2019. 

La intervención pasa por dotarlo de mayores superficies comunitarias, sobre todo en los bloques principales, así como de terrazas abiertas a las habitaciones para que los usuarios puedan disfrutar del clima, así como de una dotación muy superior en materia de elementos de protección solar y de control climático pasivo. Con esto se conseguirá abaratar costes y reducir la huella de carbono del emblemático hotel. Además, contempla sustituciones de cubiertas de lona por otras de obra, la realización de pérgolas en todo el recinto y reforma del acceso principal y del restaurante, entre otras actuaciones. 

Por el hotel Don Carlos han pasado desde Laura Valenzuela o David Beckham al rey Fahd de Arabia Saudí.

El hotel Don Carlos, que comenzó llamándose Hotel Marbella Palace Hilton, configura junto junto a Torre Real el perfil en altura del litoral marbellí. Representa la transición de los hoteles tradicionales de menor altura a las soluciones verticales para recibir a un turismo incipiente en la década de los 60 y que se incrementó considerablemente en los 70. Un edificio singular que forma parte de la imagen de la ciudad desde hace ya más de cinco décadas y que fue el último que inauguró en persona Conrad Hilton, fundador de la primera cadena hotelera del mundo y bisabuelo de Paris Hilton.

En su desarrollo participó el arquitecto Jorn Utzon, ganador del Premio Pritzker en 2003 y autor de la ópera de Sydney, aunque finalmente no lo diseñó. Los arquitectos fueron José María Santos Rein y Alberto y Rafael López Palanco. La construcción tuvo un coste de unos 200 millones de pesetas. Su proyecto inicial contemplaba la edificación de ocho torres de 18 plantas, aunque la propuesta se rechazó en 1972 para proteger el entorno del establecimiento. Quedó entonces como edificio principal la icónica torre del Don Carlos, con su particular estructura en la base de apoyo con seis aportes ramificados que ha atraído la mirada de numerosos arquitectos. 

Abrió con el nombre de Elviria Hilton para convertirse luego en Marbella Hilton y finalmente, Don Carlos, con el anciano Conrad ya fallecido a los 91 años. Sus instalaciones se convirtieron en uno de los lugares de reunión de la jet-set marbellí y en ellas se celebraron grandes fiestas con la concurrencia de numerosos rostros conocidos. Entre sus paredes se han dado cita personalidades de todos los ámbitos como Pierce Brosnan, Laura Valenzuela, David Beckham, Sergio Ramos, Jaime de Mora o el rey Fahd de Arabia Saudí.